lunes, 23 de junio de 2014

EL GOLPE DE CALOR

Escrito por F. Altarriba   
Los perros (y los gatos) son mucho más sensibles al calor que los humanos, y un día caluroso puede ser muy peligroso si la exposición pasa de lo razonable. Lo que a nosotros nos hace exclamar "!Qué barbaridad, no hay quien se meta en el coche!", al animal puede matarlo en minutos. Nosotros podemos bajar las ventanillas, encender el aire acondicionado o bajarnos del coche cuando estamos ya sudando a mares, pero el perro NO. Y no sólo el coche es una trampa mortal. Los animales tienen más problemas que los humanos para reducir la temperatura corporal por sí mismos. Y aunque estamos hablando de perros, podemos aplicarlo a los gatos.
El golpe de calor es el nombre común de la hipertermia, una subida del calor corporal hasta tal punto que hay riesgo de daños y mal funcionamiento de los procesos fisiológicos. Sus efectos pueden ser temporales o irreversibles, pueden provocar la muerte, y dependen para cada animal del tiempo de exposición y de la temperatura. Cuanto mayores sean estos, mayores serán los daños.
En apenas 10 minutos, un perro o un gato pueden morir dentro de un coche. A veces, ni un rescate rápido consigue evitar los problemas vasculares, las hemorragias o el edema cerebral. Parece mentira que haya todavía tantos propietarios tan irresponsables. Lo de "es cuestión de cinco minutos" se convierte en un drama al volver: el animal ha muerto.

La temperatura corporal

Los mamíferos (y las aves) cuentan con un mecanismo que permite a su cuerpo regular la temperatura de los órganos más profundos. Gracias a ello pueden sobrevivir a unos cambios amplios de la temperatura en el exterior. Pero este sistema termoregulador no es lo bastante eficiente en casos extremos, por lo que la temperatura interna sigue subiendo de forma imparable dañando los órganos.
La temperatura corporal media de los perros es de 39º. A partir de aquí, cuando va subiendo, se van desencadenando una serie in crescendo de fallos internos, en la medida que su sistema termoregulador también va perdiendo el control de la situación, que pueden desembocar en la muerte del animal.

El control de la temperatura corporal

Los perros no transpiran, y sólo eliminan el calor mediante tres mecanismos:
  • El jadeo
  • El sudor, solamente a través de las almohadillas de los pies
  • Zonas aisladas y de poco pelo, como el vientre

Factores de riesgo

Una lista de cosas que pueden desencadenar el golpe de calor, y que por tanto deben vigilarse:
  • Entorno:
    • Altas temperaturas en el exterior.
    • Temperatura moderada en el exterior después de varios días de calor sofocante.
    • Humedad ambiental alta, que dificulta la propia eliminación de vapor de agua del animal.
    • Espacio reducido y/o mal ventilado: coche, habitación, patio pequeño, balcón, transportín, bodega de barco, ...
    • Agua: poca cantidad, no fresca o no renovada a menudo.
    • Carencia de sombra o sombra muy reducida.
    • Suelos de cemento.
    • ¿Eres de los que lo tiene atado fuera?: añadimos el riesgo de ahorcamiento intentando llegar a la sombra o a más agua.
  • Animal:
    • Muy joven o muy viejo.
    • Enfermo: insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria, stress.
    • Braquicéfalo (morro muy chato): Bulldog, Carlino, Gato Persa muy tipado, Boxer, Pequinés, ...
    • Obesidad: la piel tiene más poder aislante.
    • Color de capa: los oscuros absorben más el calor.
    • Digestión: NO dar de comer durante el día, sino al atardecer.
    • Ejercicio, absolutamente prohibido en horas de más calor.
    • Que el animal esté nervioso

    El golpe de calor


    Dificultad respiratoria
    El “golpe de calor” normalmente ocurre en un día muy caluroso o en un día de moderado calor que ha seguido a varios días calurosos consecutivos. El calor acaba con las reservas de azúcar y sales del cuerpo del perro, así que cuanto mas dure el periodo de calor mas rápido puede ocurrir. En estas circunstancias no hace falta mucho mas (ejercicio, falta de agua, nervios …) para provocarlo. El "golpe de calor" puede acabar con nuestro perro en apenas 15 minutos
    • SÍNTOMAS
      • Aparecen cuando la temperatura interna supera los 42º.
      • Astenia. Falta o decaimiento considerable de fuerzas
      • Temblores musculares.
      • Cianosis. Coloración azulada de piel causada por la deficiente oxigenación de la sangre
      • Negativa a moverse.
      • Respiración muy rápida o muy costosa.
      • Aumento del ritmo cardíaco
      • Alteración del color de las mucosas: encías, ...
      • Alteración en la salivación.
      • Tambaleo.
    • CONSECUENCIAS
      • Pérdida corporal de azúcar y sales.
      • Petequias. Pequeñas manchas de sangre en la piel
      • Hemorragia gastrointestinal.
      • Insuficiencia hepática.
      • Insuficiencia renal.
      • Edema cerebral.
      • Fallo multiorgánico.
      • La muerte de pacientes ingresados en estado grave puede sobrevenir en 24 horas por depresión y parada respiratoria.

    Astenia

    Cianosis

    Petequias
    Primeros auxilios
    No se le puede bajar la temperatura de golpe, porque pasaremos a provocarle una hipotermina con los mismos resultados desastrosos. La temperatura debe bajar de forma paulatina y el animal debe rehidratarse y recuperar el azúcar y las sales que ha perdido.
    • Si puede trasladarse de inmediato a una clínica veterinaria, subirlo al coche y durante el trayecto:
      • Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fria o un pulverizador de agua. NUNCA cubrirlo con toallas húmedas.
      • Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, las ingles y las axilas.
      • Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.
    • Si no puede trasladarse de inmediato a una clínica veterinaria: Llevarlo a un sitio fresco. 
      • Sumergirlo en agua a unos 20º o aplicarle un chorro de agua a esa temperatura, hasta que se normalice la respiración.
      • Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fria o un pulverizador de agua. NUNCA cubrirlo con toallas húmedas. Si es posible, nos ayudamos con un ventilador.
      • Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, en las ingles y las axilas.
      • Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.
      • Cuando la respiración sea normal, mantenlo sobre una toalla húmeda.
      • Trasládalo al veterinario lo antes posible, y explícale todo lo que hayas hecho. Es IMPRESCINDIBLE que un veterinario lo tenga bajo control y observación para ver cómo evoluciona, y además el animal necesita medicación para recuperarse. La respiración normal no elimina daños cerebrales y otras secuelas de este fuerte shock, por lo que insistimos en que DEBES LLEVARLO AL VETERINARIO lo antes posible

    EVITAR EL GOLPE DE CALOR

    • Todos los casos: 
      • Tener siempre disponible agua limpia y fresca.
      • Estar en un espacio amplio y bien ventilado.
      • Contar con una zona de sombra amplia.
      • Darle de comer a primera o última hora del día.
      • Sácalo a pasear a primera y última hora del día, y a mediodía lo mínimo para que haga alguna necesidad.
      • Evitar que haga ejercicio.
      • No lo pierdas de vista.
      • NO LO DEJES DENTRO DE UN VEHÍCULO APARCADO
      • Si vas de viaje con él y el coche no tiene aire acondicionado, llévate hielo, un par de toallas y agua. En las paradas, si ves que va acalorado, moja bien la toalla y deja que se tumbe encima o que al menos ponga las patas (para las almohadillas). Puedes también de vez en cuando frotarle las almohadillas con un cubito de hielo, y el puente de la nariz.
    • Animales de riesgo: 
      • Si tienes jardín, dejar que juegue un rato bajo los aspersores.
      • Suprime la salida de mediodía si vives en una zona sin sombras o en una plaza asfaltada o de cemento, lo que se llaman "plazas duras" que en algunas ciudades están tan de moda.
      • Consulta con tu veterinario darle un suplemento de glucosa o sales minerales.
      • Para cachorros o ancianos que estén en el interior, en días de calor sofocante, coloca y ve reponiendo toallas húmedas en las que puedan tumbarse, un recipiente con agua congelada que vaya "refrigerando" mientras se deshace, y mantén las persianas bajadas y las ventanas abiertas cuando el sol toque allí.

    PERROS DENTRO DEL COCHE: PASAPORTE A LA MUERTE

    Este tema es desgraciadamente habitual. Parece mentira que haya gente con tan poco cerebro. Dejar a un perro dentro de un coche, en verano, es condenarlo a muerte en cuestión de minutos.
    Cómo sube la temperatura dentro del coche
    El sentido común mínimo ya dice a mucha gente que dejar a su perro dentro de un coche aparcado, al sol, puede ser peligroso al cabo de un cierto tiempo. Lo que esta gente no sabe, es cómo de corto es ese tiempo. Y dejarlo a la sombra o con las ventanillas algo bajadas solamente sirve para alargar un poco la agonía.

    Es insuficiente
    En un día caluroso, los vidrios de las ventanillas atraen la luz y la transforman en calor dentro del vehículo, haciendo que suba la temperatura hasta niveles muy peligrosos:
    Exterior
    Interior
    Recién aparcado. Ventanillas bajadas.
    30º
    30º

    + 10 minutos
    30º
    39º

    Riesgo de golpe de calor
    30º
    43º

    + 30 minutos
    30º
    49º
    Ratio de subida de la temperatura en un día de calor y humedad altos: + 0,7º por minuto.

    Es mortal
    Por este mismo motivo, recomendamos NO TRANSPORTAR ANIMALES EN LAS BODEGAS DE UN BARCO en verano. Es incontable el número de perros y gatos que han fallecido durante el trayecto, y muchísimos los que al llegar a destino han debido ser ingresados de urgencia en clínicas veterinarias, con mejor o peor pronóstico. Las bodegas NO llevan refrigeración, al calor insoportable ambiental se une el desprendido por los motores, más el ruido ensordecedor. NO lo lleves ni en las jaulas especiales ni dejándolo dentro de tu coche. Es una ruleta rusa con cuatro balas en el cargador. Piensa que además te prohiben bajar a ver cómo está.

    El contenido de esta sección sobre la salud de los animales de compañía debe entenderse como meramente informativo, y en concepto de consejos de previsión. Aunque realizado por profesionales, en ningún caso debe utilizarse como pauta de diagnóstico o medicación por parte del propietario: LA ÚNICA Y ÚLTIMA PALABRA LA TIENE TU VETERINARIO.

    viernes, 21 de marzo de 2014

    LA ORUGA PROCESIONARIA DEL PINO, UN PELIGRO PARA TU PERRO
    Llega la época de calor y se alargan los paseos por el parque y, con ellos, algunos peligros propios de la temporada para nuestras mascotas. Tu perro debe seguir teniendo sus paseos, simplemente debemos tomar algunas precauciones para evitar riesgos como los golpes de calor, las terribles espigas y la malvada “Oruga Procesionaria del Pino”.
    La Eruga Processionària del Pi
    Durante los meses de Marzo y Abril es muy frecuente encontrar por el suelo de las zonas donde haya pinos o cedros largas hileras en movimiento: son Orugas Procesionarias del Pino(Thaumetopoea Pityocampa). Esta comunidad de orugas, sensibles al frío y a la humedad, vive en los bosques de pinos y cedros de toda la península y Baleares, no obstante, no suelen ser comunes en las zonas lluviosas o por encima de los 1500m de altitud.
    La oruga procesionaria, es fácilmente reconocible por varios motivos, su apariencia y su conducta. Esta oruga, con cabeza y piel de color negro y costados de color gris, cuenta en su dorso con unos pelos rojizos, llamados tricomas, llenos de una sustancia muy urticante (histamina) que la protege de sus depredadores, quiénes con sólo tocarla u olfatearla pueden sufrir graves reacciones alérgicas.
    El ciclo biológico de la oruga procesionaria comienza a finales de verano y dura todo el año. Durante el invierno las larvas suelen permanecer en el nido durante todo el día y salen por la noche a alimentarse de las hojas del pino en el que residen, excepto en las noches muy frías en las que también comen durante el día. Cuando termina el frío del invierno, disminuyen las lluvias y empiezan a subir las temperaturas, normalmente de febrero a abril, las orugas empiezan a descender del árbol en forma de procesión buscando un lugar adecuado donde enterrarse y empezar a tejer su capullo (crisálida) que eclosionará a finales de verano y del cual saldrá una mariposa. Estas mariposas, que tienen una vida de 1 o 2 días y que suelen volar al atardecer, ponen sus huevos en las hojas de los pinos o cedros. Los huevos que las mariposas han puesto en el pino se abren a los pocos días y de ellos nacen las larvas (orugas) que aprovechan para alimentarse de sus hojas hasta que son capaces de desplazarse a otra zona en la que construirán sus nidos, conocidos como bolsones. Los bolsones de oruga procesionaria construidos en las copas de los pinos son fácilmente reconocibles porque parecen grandes bolas de algodón.
    Estas orugas tan primaverales no sólo son perjudiciales para nuestro perro, también lo pueden ser para nosotros y, además, son tratadas como una plaga común en los pinares de la zona mediterránea.
    Sara Cervelló - Clínica Veteralia Mascots
    Estos insectos poseen unos pelos urticantes (irritantes) que revisten todo su cuerpo. La reacción tras el contacto con la procesionaria del pino es inmediata: se produce hipersalivación, se inflama la lengua y aparece una coloración roja o amoratada, aparecen ampollas con líquido y úlceras que pueden producir pérdidas de alguna parte de la lengua. Cuando el perro entra en contacto con dichos pelos puede presentar diversos cuadros, desde un cuadro alérgico como puede ser una urticaria, a sufrir eritemas y angioedemas (hinchazón de la cara), necrosis en la lengua e incluso la muerte de nuestro perro si ésta fuese ingerida.” Nos explica Sara Cervelló de la Clínica Veteralia Mascots.
    Los perros jóvenes, debido a su curiosidad, sus ganas de jugar con todo y su facilidad por comer cualquier cosa que encuentran, suelen tener más riesgo a entrar en contacto con la oruga procesionaria que los perros adultos. El problema reside en que el cachorro se encuentre en el parque explorando sin supervisión y se acerque a la hilera de orugas, las olfatee, las lama o se las coma.
    En cuanto el perro lame la oruga aparece sialorrea y glositis, la lengua se inflama y se puede necrosar, debido a todo esto la mayoría de los perros presentan molestias al intentar abrirles la boca y se frotan su cara con las patas delanteras. Si nuestro perro se come la oruga también es habitual que vomite y que en sus vómitos aparezcan trozos de oruga. Según la importancia y severidad de las lesiones ocasionadas en las zonas afectadas se pueden llegar a provocar necrosis en los tejidos, teniendo así que llegar a amputarse partes de la lengua del perro por haber provocado lesiones irreversibles. También puede provocar otros daños importantes en los ojos, concretamente en la cornea y conjuntiva de nuestro perro.
    Lo más importante en este caso es tratar de evitar el contacto de nuestro perro con la oruga procesionaria eligiendo para pasear zonas que ellas no habiten. En el caso de no poder hacerlo, conviene estar alerta para que no se acerque ni para olisquearlas. Y si con todo esto no hemos podido evitar el contacto con la oruga, lo más adecuado será acudir de inmediato al veterinario habitual, o al de urgencias de la zona, para poder realizar cuanto antes a nuestro perro un tratamiento a base de corticoides y antihistamínicos, generalmente administrados por vía intravenosa, para disminuir la gravedad de sus lesiones.

                                                                  Ref.: VETERALIA

    martes, 25 de febrero de 2014

    Desde TARRACOSBULL, ASOCIACIÓN DE DEFENSA Y PROTECCIÓN ANIMAL, nos mandan el tercer capítulo online titulado:


    "PERROS PELIGROSOS O MANOS INADECUADAS"


    Somos una asociación de defensa animal y hemos decidido crear esta serie, en nuestro canal hay más capítulos y se pueden suscribir en él.
    Esperamos su opinión y agradeceríamos su difusión y cualquier ayuda, colaboración o proyecto que se les pueda ocurrir.
    También les pasamos nuestro enlace de facebook y nuestra web.
    Mil gracias!!

    http://www.youtube.com/watch?v=J9Sf6Rar8ok



    https://www.facebook.com/pages/Tarracosbull-internacional/290808787609340

    Tarracosbull episodio 3: Perros peligrosos o manos inadecuadas?
    Nos desplazamos a la quedada en Montjuic de Amantes de los perros de presa y la comunidad Bullterrier de Catalunya. Compartimos las experiencias de asociacio...

    jueves, 7 de noviembre de 2013

    Perros sordos


    ¿ADOPTAR UN PERRO SORDO?

    ¿Has visto un perro al que te gustaría adoptar pero no te decides porque es sordo?, o ¿has descubierto que tu cachorro lo es?…
    A través de este escrito esperamos resolver alguna duda con respecto a la sordera canina y acercar a la gente un poco más a estas adopciones que son tan normales y satisfactorias como las de perros oyentes.
    Vamos paso a paso viendo qué es, en qué consiste y qué representa la sordera canina.

    LA SORDERA

    Es un déficit total o parcial de la capacidad auditiva. Puede ser de dos tipos: unilateral (un solo oído) o bilateral (ambos oídos afectados) y puede tener diversas causas que van desde la predisposición genética hereditaria (el cachorro ya nace sordo), a las adquiridas en algún momento de la vida (otitis, sobreexposición a ruidos fuertes, etc).

    ¿CÓMO VIVE UN PERRO SORDO?

    Pues la respuesta es sencilla, vive prácticamente igual a un perro oyente.
    El lenguaje canino y por ende su relación con el entorno es diferente a la “realidad humana”, un perro percibe el mundo siguiendo el orden nariz, ojos y oído. Bien, si tenemos esto en cuenta, hay dos sentidos primordiales con los que nuestro perro cuenta y a través de los cuales puede obtener toda la información necesaria en cada situación que vive.
    Por ejemplo, cuando dos perros se encuentran por primera vez, lo más común y desde luego lo “natural” es que ambos se acerquen a olerse, movidos por la curiosidad de saber quién es el otro. A través del olfato, y de ciertas zonas clave (zona ano-genital, belfos, orejas, etc) un perro puede saber si es macho o hembra el perro que tiene delante, su posición jerárquica (si es un perro sumiso o dominante), si está en un periodo fértil, cuando y que ha comido por última vez, etc. Y todo sin necesidad de “escuchar”…
    Superada la barrera del olor, se pasa a la actitud ,vámos a poner dos ejemplos:
    El perro A observa el “lenguaje corporal” del perro B para así reconocer sus intenciones. Si el perro B acepta a su nuevo amigo y quiere jugar con él, serán suficientes unas cuantas señales visuales (levantan el culete moviendo de manera amistosa la cola, bajan las patas delanteras invitando al juego, se tumban, etc)…el otro perro sabrá reconocer esa “invitación” y comieza la relación de confianza mutua.
    Si por el contrario el encuentro no tiene mucho feeling , uno de los perros levantará la cola en señal de dominancia, se erizara el pelo, su apariencia se tornara más grande e imponente. El otro perro, al igual que en el anterior caso, sabrá reconocer la hostilidad y se irá por donde ha venido, no habiendo tenido éxito en ganar un nuevo amigo.En ambas situaciones hay un nexo común, y es el silencio. Porque el comportamiento canino se basa en eso, en un lenguaje silencioso y ritualizado.
    La sordera no representa un problema en la sociabilización de los perros, ya que como hemos visto hay diversas señales que hacen de la audición, una condición NO imprescindible.
    Pero hay una cuestión , que quizás preocupe mas al propietario… ¿Cómo se educa a un perro sordo?  ¿Cómo puede ser una convivencia en familia?

    LA EDUCACIÓN DE UN PERRO SORDO

    Todos sabemos que los perros requieren una educación básica para que la convivencia en familia y/o en la sociedad sea plena y satisfactoria. Educar a un perro sordo es tan sencillo como sustituir los comandos verbales por “visuales”.
    Un perro no entiende el español, el alemán, el inglés por haber nacido en determinada zona geográfica . Un perro reconoce un comando (visual o verbal), lo asocia a una idea o comportamiento aprendido y ejecuta la orden correspondiente.
    Como puntualización conviene recordar que la orden visual para cada comando debe ser siempre la misma (cada orden, lleva su gesto), ya que el gesto será el que desencadene la acción.  Si se quiere utilizar un objeto tipo clicker para enseñar trucos al perro, se puede sustituir este aparato por una pequeña linterna de manera que los destellos emulen el efecto del sonido del clicker indicándole al perro la ejecución correcta del ejercicio y la espera del refuerzo.
    Cuando un perro sordo está dormido y queremos acercarnos a él, al principio de la relación perro-dueño es deseable que el animal no se lleve sustos innecesarios; podemos por ejemplo acariciar su trufa suavemente o sus belfos (labios), haciendo así que despierte con una grata caricia a la vez que su cerebro ya ha reconocido nuestro olor. ¿Qué mejor despertar puede haber que notar la caricia de esa persona a la que tanto amas? También podemos simplemente dejar nuestra mano delante de su trufa y que sea el estimulo de nuestro olor el que le despierte.
    Si estamos en casa, nuestro perro está en otra habitación y queremos llamarle podemos hacerlo “encendiendo y apagando las luces” o simplemente “taconeando sobre el suelo” de manera que la vibración que nota le dirija hacia nosotros.
    Un punto muy importante es la famosa pregunta de…

    ¿PERRO SUELTO O PERRO ATADO?

    Por normativa de ley los perros no pueden ir sueltos por núcleos urbanos, independientemente de si el perro oye o no y el grado de educación/obediencia que tenga. Tanto por la seguridad del perro, como por la tuya y la de las demás personas…el perro debe ir atado.
    En campo abierto, sí podemos soltar a nuestros perros. Pero en el caso de un perro sordo deberemos tomar alguna precaución que nos garantice su bienestar, de lo contrario podría perderse.
    En el mercado podemos encontrar una serie de collares que emiten dos tipos de estímulos, vibración o descarga. En nuestro caso sería suficiente con una pequeña vibración,  previamente debemos condicionar al perro a acudir a este estimulo a modo de “llamada”. Así cuando nuestro perro note esa vibración , sabe que es el momento de buscarnos con la vista y una vez nos posicione, acudir rápidamente a nuestro lado.
    Si no se está completamente seguro de que nuestro perro va a volver a nuestra llamada, es muy arriesgado soltarle. Tanto en perros sordos como oyentes. Tenga precaución, por favor.
    Si por el contrario, no se quiere soltar al perro en campo abierto, siempre tendremos a nuestra disposición la correas tipo “flexi” que en este tipo de situaciones pueden ser muy útiles para dotar al perro de cierta autonomía, pero permitiéndonos a la vez el control del animal.
    En cualquier caso, ante cualquier perro, tenga o no discapacidad, es muy importante que trabajemos a fondo la relación humano/perro. Que estrechemos el vínculo con él y nos conozcamos mutuamente a la perfección.
    Atentamente
    El Equipo de S.O.S.Setter

    miércoles, 7 de agosto de 2013

    MIEDO A LOS PETARDOS (Acustofobia)



    MMLos que tenemos perro sabemos que las noches de tormenta, la época de navidad, las celebraciones de éxitos deportivos, las fiestas de los pueblos o ciudades, etc. son, en muchos casos, momentos difíciles para nuestras mascotas.  Los perros presentan con bastante frecuencia un miedo irracional a los ruidos fuertes (petardos, truenos, golpes, etc.) y en la mayoría de los casos es un problema que persiste en el tiempo y para el que los dueños no encuentran una fácil solución. Normalmente los dueños no trabajan la gestión emocional ante situaciones de este tipo, bien porque no supone un problema cuando es cachorro o bien porque no saben cómo hacerlo.


    MMEn la naturaleza el miedo es una emoción extremadamente útil ya que informa de los peligros y predispone al organismo hacia la huida. En la vida doméstica nos encontramos respuestas emocionales de intensidades muy altas ante estímulos que en principio no son una amenaza real para el perro (ej. un trueno).








    CAUSAS

    MMNormalmente la fobia a los ruidos se va adquiriendo poco a poco y confluyen varios factores, entre los que nosotros, sus dueños, también jugamos un papel fundamental. De alguna manera, que un perro sienta miedo ante un petardo no es nada raro; incluso nosotros nos hemos sobresaltado alguna vez ante la misma situación. Otra cosa es que ese miedo se convierta en una fobia irracional que le provoque respuestas de pánico y huida.

    MMHay factores que pueden actuar como facilitadores. Entre estos factores hay que tener en cuenta:
    • Aspectos de tipo genético donde razas de carácter tímido tendrán una mayor predisposición a presentar fobias en el futuro. Los perros tímidos, por lo general,  son perros muy sensibles a los estímulos externos, por lo que ese “estar atento a todo lo que sucede” les predispone a que adquieran miedo en el futuro.
    • Una socialización temprana deficiente. Este aspecto tiene mayor peso que el anterior ya que con una socialización temprana trabajada en este aspecto podemos conseguir que perros tímidos se comporten estupendamente en situaciones de ruido extremo.


    PROCESO DE ADQUISICIÓN

    MMEn la adquisición de las fobias influyen, como hemos dicho, muchos factores. Los perros sienten miedo a los petardos en un principio, pero si además lo asocian a una experiencia negativa, este miedo puede derivar en fobia.

    MMVamos a seguir el proceso poniendo el ejemplo de la fobia a los petardos, que es la más usual.


    ANTE UN PETARDO, ¿QUE HACE EL PERRO?

    MMCuando el perro se enfrenta al estímulo temido por lo general intenta huir hacia un lugar seguro (que normalmente suele ser la casa). Además, en el futuro el perro intentará evitar las situaciones temidas siempre que pueda (por ejemplo, la calle que es donde se siente desprotegido y donde normalmente se ha encontrado los petardos más fuertes). Nosotros le obligaremos a salir a la calle por necesidad pero el perro intentará a toda costa volver hacia su lugar seguro, sin pensar en otra cosa, llegando a ser incluso peligroso para el perro en algunos momentos.       En situaciones de pánico el perro pierde control cognitivo y la conducta pasa a ser dominada por su estado emocional negativo. Esto se traduce en desobediencia, huida descontrolada e incluso en agresión si se siente acorralado.


    ¿QUE HACEMOS NOSOTROS?

    MMSi reaccionamos con nerviosismo ante el estimulo que el perro percibe como peligroso (corriendo hacia él, gritando, etc.) transmitimos ese estado emocional negativo al perro e influimos en que entre en estado de pánico. 

    MMAdemás, si ante las reacciones de miedo como temblores, jadeos, etc., reaccionamos intentando protegerle con caricias o palabras de cariño, estamos favoreciendo el mantenimiento de estas respuestas de miedo exageradas. No le estamos ayudando, estamos empeorando el problema.


    TRATAMIENTO

    MMLo más importante que debemos saber es que para que un perro supere una fobia, debe enfrentarse a lo que le da miedo. Evidentemente la forma en la que ha de enfrentarse al estímulo temido debe ser lo más controlada posible para que el perro no adquiera más miedo.

    MMPor lo general, en la realidad, estos estímulos temidos suelen presentarse de manera aleatoria, con duraciones indeterminadas e incluso espaciadas en el tiempo (los petardos se oyen más en navidades que el resto del año, los truenos sólo cuando hay tormentas). Esta inestabilidad hace que los perros no se habitúen a estos sonidos y tengan más predisposición a presentar miedo (hipersensibilización a dichos estímulos).
    • Normalmente ante el  miedo irracional a estímulos externos se debe realizar, siempre que se pueda, una exposición controlada al estímulo con gestión emocional (desensibilización sistemática) La regla más importante, y en la que se resume todo el proceso de “desensibilización sistemática” es empezar con un estímulo en una “intensidad-cercanía” baja, y no avanzar de fase (acercar o aumentar la intensidad del estimulo) hasta que el perro se haya habituado a la anterior.
    MMCon esta técnica se pretende que el perro vuelva a tener control cognitivo de la conducta en presencia del estímulo temido y que el estado emocional que acompañe a esa situación pase de ser negativo a positivo. Para conseguirlo necesitaríamos la ayuda de un adiestrador profesional ya que es un proceso complejo que requiere experiencia y conceptos teóricos claros.

    • Algo que sí podemos hacer sin tener que  recurrir a un adiestrador es intentar desviar la atención hacia un estímulo positivo que tenga mucha fuerza para el perro. Por ejemplo, si al perro le encanta perseguir la pelota podemos intentar utilizar la pelota para que centre su atención en ella y disminuya un poco su foco de atención hacia los petardos. Este método se pude complementar con trabajos de olfato donde el perro centre más aún su atención y por lo tanto desconecte del ruido exterior. Enséñale a buscar su objeto más preciado y ponlo en práctica en situaciones de ruido con intensidad media-baja, comprobarás que tu perro está tan concentrado en la búsqueda que descentra su atención de los petardos. Con este método podemos conseguir que el perro salga y se divierta siempre y cuando los estímulos temidos sean de intensidad media-baja. Si la intensidad sube, el perro volverá a centrarse en los petardos y olvidará la pelota.
    • En casos extremos lo que se va a intentar es que el perro, en vez de huir descontroladamente hacia casa, huya hacia su dueño; es decir, que el dueño se convierta en ese “lugar seguro” hacia el que huir. De esta forma conseguimos evitar que el perro se accidente o se pierda cuando trate de huir.
    • Los veterinarios pueden aconsejar el uso de la feromona apaciguadora canina que parece haber  arrojado resultados favorables en perros con fobia a los ruidos. Aun así, todavía no está demostrada su influencia directa en el tratamiento de las fobias. Si bien se ha demostrado que en los gatos tiene una influencia positiva, los datos en referencia a los perros no son tan determinantes.
    • Ante casos con altos niveles de estrés y ansiedad los veterinarios pueden prescribir medicamentos para atenuar dichos síntomas. Como siempre decimos,  debemos pedir consejo a nuestro veterinario de confianza para estas cuestiones.


    ¿QUÉ DEBEMOS HACER?

    • Es muy importante que ante la situación temida nos mostremos calmados para transmitir seguridad a nuestro perro. Nuestro estado emocional siempre va a servir de guía para el perro, por lo tanto, intentaremos mostrarnos calmados.
    • Desde la primera vez que el perro se enfrenta al estímulo que le genera miedo nuestra forma de reaccionar influirá positiva o negativamente en la adquisición de la fobia.  Si las primeras veces que tiran un petardo no mostramos ninguna reacción y seguimos andando tranquilamente seguramente favorezcamos una gestión más saludable.
    • No regañar al  perro en estas situaciones. Muchos dueños castigan al perro porque las respuestas que acompañan al miedo son exageradas (intento de huida, meterse debajo de la mesa, etc.). Si castigamos al perro o le regañamos estamos favoreciendo la idea del perro de que “en esta situación le pasan cosas malas”. Recordemos que la fobia es un miedo al que se le han asociado experiencias negativas.
    • No acariciar ni hablar al perro cuando muestre el miedo. Lo mejor que podemos hacer es ignorarle lo máximo posible. Si acariciamos al perro para intentar consolarle, lo que hacemos es contraproducente ya que esas caricias actúan como reforzadores de la conducta que pretendemos evitar con las caricias. Lo mejor sería esperar a que se tranquilice y entonces sí, acariciarle y premiarle por ese estado de calma.
    • Cuidado: muchos perros se pierden o se accidentan cuando les asusta algo ya que la reacción natural es la huida hacia un lugar seguro. Normalmente huyen hacia casa (estén cerca o lejos) con el peligro que eso conlleva (cruzar carreteras, perderse, etc.). Los dueños que perciban que su perro ante el ruido puede ser capaz de iniciar una huida descontrolada hacia casa, es importante que le lleven atado en las épocas susceptibles de que suceda (en navidades, festejos, etc.). Existen correas largas para facilitar el paseo en este tipo de perros para que el dueño no pierda nunca el control del animal.
    ___
    Ana Jiménez Fernández
    Psicóloga y adiestradora canina

    sábado, 27 de julio de 2013

    Paseando por ZUHAITZ-PE


    mmGracias a la iniciativa que han tenido los responsables de la Ikastola de Orio recibimos una visita muy agradable. 
         Todos los ocupantes de ZUAITZ-PE, nos pusimos muy contentos al ver a esta cuadrilla de niños y andereños paseando por el refugio, estaban muy nerviosos y emocionados, además trajeron todos en sus mochilitas zanahorias partidas y pan para los conejos, los burros, caballos, etc. Se lo pasaron en grande dándoles de comer.
    video
    mmLo más importante de esta visita es potenciar la educación de nuestros niños, ya que se trata de mejorar el futuro respecto a los animales. Si desde pequeños se les enseña el respeto y se les trae a un centro como este, irán aprendiendo de la responsabilidad de tener animales.
    mmPensamos que cuanto más conozcan y aprendan sobre ellos, más les respetaran, en muchos casos los padres somos los primeros culpables en no enseñar esa responsabilidad (porque un animal no es un juguete, es un ser vivo que sufre). Hoy en día, en general la educación que se da a los niños con respecto a los animales no es la adecuada, ya que para empezar creemos que nunca se debe regalar animales, y existe la MUY MALA costumbre de regalar en las Comuniones, en Reyes y en el Olentzero.

                                                          *   *   *   *   *   *

       Hace unos años Sonia vino a visitarnos a la Protectora, al ver la cantidad de animales que teníamos decidió darle la oportunidad a un perrito y lo adoptó, más tarde nos visitó con su pareja y adoptaron otro perrito, sigue visitándonos y se le ocurrió una forma muy bonita de colaborar con nosotros.
        Sonia es andereño de la Ikastola Beraun Berri de Errenteria, puso en marcha a todos sus niños e hicieron esta pancarta tan bonita, salieron a la calle y recaudaron una cantidad que donaron a la Protectora.
         Los perros y los gatos del refugio     ZUAHITZ-PE, les agradecen su idea y su esfuerzo. Todos esperamos que hayan aprendido mucho sobre el trato y respeto a los animales.

    APOYAMOS TODO ESTE TIPO DE INICIATIVAS Y AGRADECEMOS LA LABOR DE TODAS LAS ANDEREÑOS